Amor y esclavitud

Rompecabezas (2009), Natalia Smirnoff.

Anoche vi esta película, un poco tarde (tarde teniendo en cuenta que ya hizo su circuito festivalero, de estrenó en cine comercial, y pasó a la segunda vida en formatos digitales), y hay algo que me llamó la atención. Aclaro: a continuación se revelan detalles de la trama.

El argumento podría ser tranquilamente de una película exitista norteamericana: una mujer amargada por su vida de ama de casa, con una relación de esclavitud para con su familia (esclavitud y amor entrelazados), descubre una pasión y una especie de talento natural para armar rompecabezas. Conoce a un fanático del tema que la convence de participar del torneo nacional de rompecabezas, y lo ganan. De paso, tienen una pequeña aventura.

Lo que llama la atención, no obstante, es que al final, como premio del torneo, la pareja se gana una participación para el torneo mundial de rompecabezas en Alemania, con pasajes incluidos. Acá se abren dos caminos: en una película clásica norteamericana, la mujer iría, y ganaría a nivel deportivo o a nivel de auto-superación (Rocky). En esta película, como en cualquiera indie argentina, la mujer decide no participar por fobia. Después de atravesar toda su crisis familiar, lograr que la acepten con su hobbie, y ganar el torneo argentino, renuncia al mundial.

Pero no al rompecabezas. ¿Por qué renuncia al mundial, si le sigue apasionando el tema? ¿Por qué no hace como dijo su compañero al principio (“- ¿te interesa?, – sí, muchísimo, – entonces armemos “)? Mi sospecha personal: porque cree que tiene que romper con un modelo tradicional norteamericano, que sin embargo acá nunca se dio en los últimos cincuenta años. Descontinuar el final es lo más clásico y tradicional que puede hacer una película hoy y acá, y es lo que hace Rompecabezas, decepcionando con su falta de riesgo y aventura. Caben paralelismos claros entre el personaje de María y el cine en que se la representa. Tanto liberarse, tanto hacernos pasar suspenso viendo cómo la pobre y sufrida mujer encuentra algo que le interesa al punto de hacerla enfrentar a su familia, para al final no terminar la película. Desde mi punto de vista, no hay segundas intenciones atrás de esto, ni un significativo final abierto. Hay falta de ideas.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s