Dame hielo, dame dame hielo.

Hubo temporal, sí. Al menos acá en provincia, pegó fuerte. Parecía una tormenta común y corriente, mucha agua, cielos oscuros, algo de viento, calorcito de agosto (pocas cosas más desubicadas que el calor de ayer y de la mañana de hoy), y esa sensación de que el mundo está fuera de sintonía consigo mismo (o con uno mismo).

El punto es que uno de mis tantos hobbies, o actividades recreativas, es la jardinería. Tengo un buen número de plantas dispersas por la casa, por el patio, por mi cuarto, y gran cantidad en la terraza, que hoy pasaron su prueba de fuego. Muchas son plantas bastante raras (carnívoras, principalmente), con sus cuidados un poco especiales, por lo que las tengo en un mini invernadero de construcción casera que incluye madera, nylon, y mediasombra.  Desde que lo construí, hará más de un año, siempre temí este momento. Y hoy finalmente sucedió.

Alrededor de la una del mediodía el cielo se puso negro y empezó a caer una lluvia de hielo. Eran pedazos de hielo de un tamaño bien considerable, y caían muchos a la vez, en mayor caudal del que tengo recuerdo. No pude más que quedarme mirando pasmado, oyendo el ruido que retumbaba por toda la casa. Afuera la calle estaba bañada en niebla y hielo, y y el patio cubierto. Pasaron los pocos minutos que suelen durar estas cosas y salí disparado al invernadero, esperando no perder mi colección casi entera. Por suerte, de alguna manera milagrosa, la mediasombra resistió (a muy duras penas y cicatrices por medio) y el hielo no llegó a golpear a las plantas. Pero el nylon, que ya estaba bastante roto, no aguantó más y dejó pasar toda el agua a las bandejas de las macetas. Se inundó completamente y estuve un largo rato vaciando de agua el lugar, esperando que nada ahí sufra daños permanentes.

Tengo un amigo que, cuando le digo que el calor en esta época es malo, se ríe de mí y me dice estructurado. Paralelamente, estoy leyendo una novela que toca en alguna manera el tema del cambio climático (Solar, de Ian McEwan). Yo no sé nada de casi nada, y menos de dicho cambio, pero jornadas como las de hoy, lejos de parecerme románticas, me parecen bastante horribles.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s