Los mundos posibles

Top Ten (1999 – 2001), Alan Moore, Gene Ha y Zander Cannon, Deux Graphica Studio.

Hace poco descubrí Deux Graphica Studio, una editorial relativamente nueva e independiente (como todas las locales) de historietas. Tiene el problema, bien propio de las nacionales, de no poseer una existencia muy palpable. Es decir, una distribución muy acotada y casi nula publicidad o prensa, lo que hace en extremo difícil el entablar una relación de lector, y por lo tanto, podría dificultar seriamente la existencia de la empresa. No sé qué es lo que pasa con las editoriales argentinas, ya que no lo puedo reducir, simplemente, a la falta de dinero, pero es algo terriblemente molesto que no se puedan establecer de una vez y para siempre. Tanto la mencionada como alguna más grande (Ovni Press) se tienen que conformar con subsistir a base de reediciones de tomos extranjeros (y esto de manera invariablemente desactualizada) por no tener una industria local de la cual alimentarse. Es triste, y espero que alguna vez exista una solución. Igualmente, es para celebrar el surgimiento de estas dos (y algunas más), en los últimos años, signo de que las cosas en el ámbito tal vez mejoren.

El tomo que compré en el momento del descubrimiento fue Top Ten, de Alan Moore. Incluye los tres primeros números de la edición original norteamericana, en muy buena calidad de impresión, traducción y edición. Leer “Alan Moore” en la tapa me bastaba para adquirirlo, pero además tenía una temática y un precio (las más comunes ediciones españolas, de lo que sea, son prácticamente incomprables) atrayentes.

Tradicionalmente no soy partidario de los universos demasiado extraños en materia de historietas, pero es algo que logré cambiar en los últimos años, y agradezco haberlo hecho. Top Ten se plantea desde el principio como un universo paralelo (literalmente) y entonces uno se da cuenta de que poco importa el universo, ya que, invariablemente, siempre se trata del nuestro. En una versión superheroica de Nueva York (mucho más extraña e incluso comiquera que la de Marvel) Alan Moore construye una especie de policial negro al más puro estilo CSI.

Los dibujos, clásicos y con estilo, generan a la perfección el clima de ciudad decadente y futurista, y cada uno de los personajes tiene un diseño que se luce por su originalidad. Si hay algo que está presente son las ideas. Ideas de historias posibles, de personajes, de conceptos, de todo. Y todo en un tejido de tramas y subtramas en la cual más de seis personajes desarrollan sus conflictos en el punto justo. Teniendo en cuenta el mercado editorial sobre el que ya reflexioné, es imposible saber cuándo va a llegar el tomo 2 (de 4) al país, o incluso si va a suceder. Pero hasta ese momento, voy a estar esperando.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s